Parece sencillo elegir qué ponerse para salir a correr, sin embargo hay que optar por prendas y calzado que sean adecuados para realizar dicha actividad.

Hay que tomar en cuenta tres puntos fundamentales para elegir la ropa que utilicemos a la hora de correr:

-Es necesario que las prendas aíslen la temperatura exterior de nuestro cuerpo y mantengan estable la interior, es decir que puedan apoyar en la evaporación del sudor.

-Debe ser delicada para evitar rozaduras en las partes de nuestro cuerpo que están más expuestas a estas, como la entre pierna, los brazos y axilas.

-Que sean prendas ligeras para que nos den la oportunidad de realizar los movimientos de una manera más libre.

Después de tomar en cuenta los puntos anteriores, ya podemos elegir la ropa de entrenamiento.

Para empezar, una camiseta, se recomienda que ésta sea de fibra sintética, ligera y transpirable. En época de frío de preferencia de manga larga y un poco más holgada que de costumbre para el calor que genera el cuerpo.

Mallas o pantalones cortos; siendo las piernas las que llevan más carga de trabajo a la hora de correr, hay que elegir con las que se sientan más a gusto. Para carreras largas de preferencia que sean pantalones cortos tipo short con un forro interior, y en temporada de frío que sean mallas para mantener la temperatura lo más constante posible y así evitar enfriamientos.

Para la cabeza, utilizar una banda para evitar que el cabello roce con la cara, siendo distracción en el camino.

En cuanto a los calcetines estos deben ser de algodón para que absorban el sudor y no sufran de molestias durante el trayecto. Por último unos tenis que nos hagan sentir cómodos en todo momento puesto que ayudará a evitar lesiones y sentir seguridad para cruzar la meta.

Actualmente hay marcas que tienen su línea especial para corredores, por lo que seguro encontrarás la opción que más se adecue a tus gustos y a tu bolsillo.